Site Overlay

Un punto de partida

De por sí la palabra patrimonio en Chile es algo que recientemente se ha ido incorporado a nuestro vocabulario. Poco a poco se ha ido interiorizando en la política, entre los profesionales y entre la sociead este concepto, que esconde una gran cantidad de desafios. Cada vez menos la palabra patrimonio se pronuncia sólo porque está de moda, porque nos hace hipster y que tiene que ver con cosas antiguas, y mejor aún, cadda vez menos son las personas que relacionan la palabra patrimonio exclusivamente a los bienes materiales que pertenecen a alguna persona. Si bien este crecimiento ha ido en aumento en los últimos años, si intentamos indagar en qué tan avanzado están las distintas áreas de trabajo en el patrimonio, podemos sorprendernos. Principalmente cuando pensamos en algo tan específico como el patrimonio audiovisual. Ahí, si bien también hemos avanzado, nos falta muuucho más.

Durante los diez años de experiencia que he estado vinculada al trabajo de la preservación audiovisual, he podido ser testigo cómo el término patrimonio audiovisual se ha ido instaurando cada vez más y el trabajo con colecciones audiovisuales se ha transformado en un área importantísima de ser cubierta por las instituciones culturales, que quieran tener un rol reelevante en la preservación y conservación de materiales en el futuro. Después de todo, lo audiovisual es el material de archivo del futuro.

Este desarrollo y auge paulatino no ha ido de la mano con la creación de instancias académicas, en donde los profesionales puedan prepararse para estar a cargo del proceso y cuidado de colecciones audiovisuales, así como de todos los retos que trae consigo un material como éste. Si bien se han generado arduos esfuerzos en Latinoamérica por reunirnos y agruparnos, para reconocernos y perfeccionarnos en esta área, contactando a expertos de otras latitudes para poder actualizarnos rápidamente y dar la atención y cuidados necesarios para nuestras colecciones que están a nuestro cargo, la necesidad de formación sigue siendo un punto que no se ha desarrollado a la velocidad que nos hubiese gustado. Destaco sí, iniciativas mexicanas y argentinas por generar diplomaturas y/o maestrados en los últimos años. Así también, destaco el reciente concurso de la Universidad de Chile para acádemico/a que pueda abordar la preservación audiovisual y sonora, por primera vez, en la Departamento de Sonido de la misma Universidad.

Creo también que la falta de bibliografía en nuestra lengua y de un lugar que pueda considerarse un portal con informaciones, dificulta a los profesionales de nuestra área que deben pasar muchísimas horas navegando en internet, intentando unificar la inmensa cantidad de bibliografía presente en diferentes lenguas, lugares y enfoques, qu se encuentra disponible alrededor del mundo, con el fin de mantenerse actualizados o aprendiendo enforma autodidacta, por la falta de formación académica que mencionaba anteriormente.

Es ahí donde PAUVI viene a intentar cubrir este espacio, enfocándose principalmente a lo que ocurre sobre esta área en nuestro país, Chile, con informaciones, referencias y materiales en español que permitan ser un punto de inicio y apoyo para profesionales de esta área. Que permita dar espacio a iniciativas nacionales para darse a conocer y aportar con un grano de arena al desarrollo, establecimiento y consolidación del área del patrimonio audiovisual en nuestro país.

Espero de corazón que PAUVI, esta plataforma, sea un lugar que permita idear, nacer, crear y re-crear el patrimonio audiovisual y su sin fin de apasionantes áreas complementarias.

Jeannette Garcés

Especialista en Preservación Audiovisual

1 thought on “Un punto de partida

  1. Ciertamente hace mucha falta mayor instancias de formación locales, sin embargo hay harta información disponible y en la medida que surja la necesidad, quizás se generen más instancias.

    Saludos,

    Nicol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *